Gestiona tu tiempo con la Técnica Pomodoro

Seguramente, en más de una ocasión, te has puesto delante de los apuntes y has acabado haciendo de todo menos estudiar. Has visto como las manecillas de tu reloj giraban y tú, mientras tanto, perdiendo el tiempo en Instagram. Hoy os cuento cómo podéis gestionar vuestro tiempo con la técnica Pomodoro. Muchos/as igual la conocéis o la utilizáis ya. Si es este el caso, o no, leed el post hasta el final. Allí encontraréis una cosita que igual os puede servir.

¿Qué es la Técnica Pomodoro y para qué sirve?

   La técnica Pomodoro no es exactamente una técnica de estudio. Pero, sí es un método que te permitirá gestionar tu tiempo de estudio/trabajo de una forma sencilla. Con ella, podrás incrementar tu nivel de productividad y llevar un control del tiempo que pasas desarrollando esa actividad. Además, conseguirás evitar todo tipo de distracciones.

   Puede ser el complemento perfecto para cumplir todos esos objetivos que has marcado en el planning.

¿Cómo surge esta técnica?

   Según la Santa Wikipedia, en la década de los 80, el italiano Francesco Cirillo desarrollaba un método para mejorar la administración del tiempo. Para ello, utilizó un reloj de cocina con forma de tomate (de ahí el nombre de esta técnica: Pomodoro, que en español significa tomate), un papel y un lápiz. (Como veis, he hecho mis deberes y os he buscado hasta un poquito de la historia y todo 🙈)

¿Cómo funciona?

   Esta técnica se puede llevar a cabo de una forma muy fácil. Simplemente, hay que dividir el tiempo de trabajo en periodos de 25 minutos (éstos reciben el nombre de Pomodoro). A cada Pomodoro realizado le sigue un descanso de 5 minutos. Tras completar cuatro Pomodoros puedes aumentar el tiempo de descanso.

Materiales

Pomodoro

 

   Con tan solo un par de cosas podrás llevar a cabo esta técnica:

  • Un reloj: puedes utilizar el típico temporizador de cocina, un reloj corriente, las alarmas del móvil e, incluso, podrías sustituirlo por algunas de las aplicaciones que tratan de emular esta técnica y que tienes disponible para tu smartphone.
  • Papel y lápiz.

¿Qué pasos tengo que seguir?

Planificación

   Primero planifica: ¿qué tareas tienes que hacer hoy? Distribuye esas tareas en el tiempo y divídelo en Pomodoros.

Activa tu reloj y evita las distracciones

   ¿Listo/a para empezar? Activa tu temporizador durante los primeros 25 minutos y ponte manos a la obra. Durante este tiempo tienes que evitar cualquier distracción y centrar toda tu atención en la tarea. Nada de móvil, nada de televisión o cualquier cosa que pueda interrumpir tu concentración.

Anota

   Cuando acabes cada Pomodoro puedes apuntarlo en la hoja. Así, cuando finalices la jornada podrás tener recogido en ella todo el tiempo que has invertido en la realización de las diferentes tareas.

Descansa

   Cuando pasen esos 25 minutos podrás disfrutar de tus 5 minutos de descanso.

Repite

   Tras el descanso, vuelves a activar tu reloj y continúas con tu tarea otros 25 minutos y vas repitiendo el proceso hasta que acabes la tarea o cumplas con los primeros 4 Pomodoros. Recuerda que podrás ampliar un poco tu descanso cuando llegues a este punto.

¿Es realmente útil?

   Como con todas las técnicas, en función de los objetivos que persigas, de la persona que la lleve a cabo y de otra serie de elementos, te podrá ser útil o no. Puedes probarla y comprobar si con ella aumentas tu rendimiento. Es fácil de llevar a cabo y no necesitas muchas cosas.

   Para mí, es de gran utilidad porque con ella soy capaz de evitar todas esas distracciones a las que tenemos que enfrentarnos día tras día.

   También, como con todo, puedes adaptarla a tus necesidades. Si consideras que el tiempo es mucho, porque estás comenzando a estudiar… podrías reducirlo. En mi caso, soy capaz de focalizar mi atención en el estudio durante más tiempo, por lo que suelo ampliar esos 25 minutos. ¡Todo es probar!

Descargable

   Si utilizas esta técnica o estás comenzando a valorar la posibilidad de incluirla en tu día a día, tengo un descargable para ti que te puede venir muy bien. Es una plantilla con la que puedes programar tus tareas y contabilizar los Pomodoros que realizas para llevarla a cabo. Cada tarea está estructurada en tres ciclos de Pomodoros completos (incluidos los descansos) que deberás ir marcando a medida que los vayas realizando, ¡hasta conseguir el gran tomate! Espero que os guste y que os ayude a cumplir con vuestros objetivos.Opomodoro

   ¿Conocíais ya esta técnica? ¿La utilizáis? ¿Habéis mejorado vuestro rendimiento con ella? ¡Dejadme vuestras experiencias en los comentarios!

¡Nos leemos prontito!

Licenciado en Psicología por la Universidad de Málaga. Máster en Investigación e Intervención Social y Comunitaria. Posgrado de Sexualidad y Terapia de Pareja. Técnico en Formación y Orientación Laboral. Máster en Coaching Social para la Motivación y los Procesos de Cambio.

Deja un comentario